“Nutriendo vínculos de crianza en la cuarentena”

“La importancia de conocer mis emociones y las de mis hijos para establecer conexiones efectivas con ellos.”

La situación que estamos viviendo actualmente, ha sido compleja para todos por varias razones. Se perdió el automatismo, los planes se quebraron, se desorganizo la vida, y estamos viviendo una normalidad extraña donde existe incertidumbre. 

Esta nueva realidad llena de cambios resulta sumamente angustiante para nosotros como adultos, imaginemos ¿cómo será para nuestros hijos?

Ellos están perdiendo muchas cosas importantes en su vida, enfocados especialmente a habilidades sociales. Ahora conciben el mundo mucho más grande y lento, han perdido algunos lugares seguros, el espacio de movilidad, el contacto con familiares, así como la rutina de la escuela, en donde tenían vínculos con sus maestros y amigos.

Los niños están acostumbrados a generar distintas emociones y expresarlas fuera de casa (escuela, amigos, primos, abuelos, etc.) Ahora que nos encontramos limitados del contacto social, nuestras  emociones se van a quedar dentro casa. 

Por estos motivos, los niños necesitan apoyo para procesar los cambios que todos estamos viviendo, pues muchos niños ahora se encuentran rodeados de adultos y no pueden mostrar o expandir su imaginación por medio del juego entre pares.

Ahí es donde como padres y cuidadores formamos una parte fundamental,  para transmitirles seguridad y contención desde casa. Demostrandonos como un lugar que nutre, provee y sustenta. Es muy importante que estemos emocionalmente disponibles para los niños, pues lo que el adulto vive, el niño lo absorbe. 

Necesitamos considerar que proyectamos heridas que no hemos sanado con nuestros hijos, y esto limita la contención que podemos ofrecerles. 

Aquí te compartimos algunas sugerencias para que el proceso de adaptación a esta nueva normalidad sea efectivo y que los vínculos en casa se fortalezcan:

  1. No exigirnos demasiado como papás. 
  2. Hablarles a los niños siempre con la verdad. 
  3. Que tus hijos compartan tiempo con otros niños, de manera virtual. 
  4. Darnos espacios personales.
  5. Establecer horario y rutina en casa. 

Como padres debemos estar presentes para ayudar a la autorregulación emocional  y entender que la conducta de nuestros hijos es el resultado de sus percepciones y emociones. 

Cada niño tiene un proceso y un tiempo de adaptación a los cambios, nuestra función como padres y cuidadores es estar presentes y acompañar el proceso apoyando como ejemplo y guía. 

Así es que dale las herramientas para que sienta seguridad y tenga resiliencia desde la infancia. 

Por: Psic. Alejandra Chávez – Especialista en Psicoterapia de juego.

@psic.alejadra.chavez

Nosotras

Somos una empresa de mujeres emprendedoras que comparten la pasión por el cuidado y desarrollo infantil.

Contacto

5543616870
L - V 9am - 6pm
Sábado 9am - 4pm
Whatsapp 24hrs

Ubicación

CDMX / Cancún 
Cel. 5543616870

Suscríbete a nuestro Boletín Informativo

Derechos reservados MiNUNú IMPI 2017. Términos y Condiciones | Aviso de Privacidad