Por Jimena Itzel Blancas Ramírez

Las maternidades, tradicionalmente son guiadas mediante una serie de creencias sociales que dictan lo que se espera de una madre. Se nos ha dicho históricamente que al ser madres dejamos de sabernos y reconocernos mujeres libres que deciden sobre sus proyectos de vida y sobre su cuerpo.

Las mujeres al elegir ser madres, comienzan a priorizar el cuidado de sus hijas e hijos, haciendo a un lado actividades como: salir con sus amigas, amigos o pareja, ver alguna serie en casa a solas, leer un libro, etc. Sin embargo, no tienes que dejar como pendiente en tu lista estas actividades.

Resignificar esta idea de que al ser mamá, las mujeres dejamos de lado nuestros proyectos, planes, emociones y deseos, se requiere de ser una madre desobediente que destierre los mitos y rompa con los estereotipos patriarcales que se nos han impuesto.

Para ello, te compartimos 3 consejos para disfrutar la maternidad sin culpa, libre, saludable y llena de amor propio:

  • Ámate, eres tu propia casa

Recuerda que el amor propio requiere paciencia, tiempo y cuidado. Esto no pasa de un día a otro, es un camino largo y muchos factores están fuera de tu control. Por lo tanto,  durante este proceso, detente a escuchar los discursos que te rodean y alejarte de aquello que te vulnera y ponen en riesgo tu salud mental y física.

Deja a un lado la culpa durante tus actividades, recuerda que debes de buscar tu bienestar y tranquilidad para que esto se proyecte con los demás, pues  la relación contigo misma es la base para el resto de tus relaciones.

Sobre todo, ten presente que el amor propio es un acto de resistencia, rebeldía y no necesitas ser perfecta para amarte mucho.

  • Tú eres más que una mamá, eres tu propia persona

Reconócete como mujer, ser mamá es un rol más en tu vida. Retoma tus proyectos y planes, acepta que puedes sentir y expresar todas tus emociones, está bien sentirse mal. Disfruta de tu tiempo libre; sal con tus amigas, viaja, ve al cine, ten una cena sólo con tu pareja y diviértete.

Saberte una madre desobediente y vivir una maternidad sin culpa es un duelo, ya que sueltas los estereotipos impuestos a la maternidad, por lo tanto es normal no saber cómo lidiar con ello, pero ten presente que estás construyendo las herramientas necesarias para afrontarlo.

  • Puedes con todo, pero no con todo a la vez

Pide ayuda, es importante que  entiendas que estás aprendiendo y es normal que te sientas  perdida y cansada. Cuentas con tu familia, amigos y con otras herramientas para el cuidado de tus hijos.

Recuerda que tus avances como mujer, profesionista y mamá no tienen que ser grandes para ser valiosos.  Tomate un espacio para reflexionar si lo que está pasando es tu responsabilidad y cuentas con las herramientas para  resolverlo, si tu respuesta es no, suéltalo.

Este es un camino de autoconocimiento, es por eso que debes saber cómo es que te desenvuelves como mujer, profesionista, madre, esposa, hija, etc. Es decir reflexionar qué sientes y piensas, cómo lo procesas, cómo y con quién lo compartes. Para que con ello establezcas relaciones saludables con las y los demás.

Si comienzas a reconocerte como una mamá desobediente y practicas la maternidad sin culpa, serás un ejemplo de empoderamiento y liberación femenina. Lo cual contribuirá positivamente a la infancia de tus hijas o hijos, pues construirán un espacio dentro de casa llenos de amor, confianza y  respeto.

Nosotras

Somos una empresa de mujeres emprendedoras que comparten la pasión por el cuidado y desarrollo infantil.

Contacto

5543616870
L - V 9am - 6pm
Sábado 9am - 4pm
Whatsapp 24hrs

Ubicación

CDMX / Cancún 
Cel. 5543616870

Suscríbete a nuestro Boletín Informativo

Derechos reservados MiNUNú IMPI 2017. Términos y Condiciones | Aviso de Privacidad